Michael Jackson, el Rey de las cervezas

Michael Jackson tuvo una gran aportación a la sociedad y fue el conceder a la cerveza su merecida importancia. Él mismo decía que la cerveza es lo que más se bebe, pero no se le concede la importancia que realmente tiene.

Para él, no sólo era una bebida con mucha fama sino que fue un elemento esencial en el desarrollo de las culturas, en las que comentaba que la cerveza fue apreciada tanto como alimento como enlace con la divinidad y, posteriormente como pieza importante en la expansión de las grandes civilizaciones coloniales.

Michael Jackson se hizo famoso en los círculos cerveceros a partir de 1977, cuando su libro “The World Guide to Beer” fue publicado y traducido a más de diez idiomas y es considerado como uno de los libros fundamentales sobre el tema.

La teoría moderna de los estilos de cerveza se basa principalmente en el trabajo realizado por Jackson en este libro, ya que en él, el autor clasifica una gran variedad de cervezas de todo el mundo en grupos locales y por estilos, teniendo en cuenta las sugerencias de las costumbres locales.

Periodista de reconocidas publicaciones como The Washington Post, The Independent o Playboy, su trabajo tuvo una influencia especial en la popularización de la cultura cervecera en América del Norte, especialmente a partir de 1990 cuando empezó a presentar un programa de televisión llamado “The Beer Hunter”, (El Cazador de cervezas), que fue emitido en el canal 4 y en Discovery Channel.

Se trataba de varios episodios donde, en cada uno de ellos, visitaba un país diferente. Esta serie histórica fue un éxito, no sólo por la producción de la serie en sí, ni por el conocimiento que desplegaba el señor Jackson en los documentales, sino sobre todo por el carácter que mostraba, calmado y sosegado, disfrutando realmente del tema y transmitiendo todo ello junto con una cantidad ingente de información.

Jackson consideraba la cerveza como un componente de la cultura y por ello las describe en su contexto. A pesar de que dio la vuelta al mundo y descubrió las diferentes culturas de cerveza, era especialmente aficionado a las cervezas belgas.

Fue nombrado oficial de honor de la Ridderschap van de Roerstok (algo así como caballero de honor de la corona) en 1997 por su importante contribución al éxito internacional de las cervezas belgas, honor que antes sólo había sido otorgado a los cerveceros. En 1998, Jackson sacó su propia cristalería de cerveza, la cual, sin ser ninguna exquisitez ni obstentosidad, cubre todo el abanico necesario. Poco después, Jackson también ayudó a crear y trabajó con el único club de la cerveza que aprobó, “Michael Jackson’s Rare Beer Club”, algo así como “El Club de las cervezas poco frecuentes de Michael Jakson”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here